Blogia

Bitàcola de la Ran

Darwin y la belleza

Darwin y la belleza

Me tomo la libertad de escibir el mismo fragmento del libro (que más abajo cito) que un compañero del potatospace ha subido a su blog. Me ha parecido realmente asombroso y que daba mucho para pensar. Disfrutadlo conmigo:

En cuanto a la opinión de que los seres orgánicos han sido creados hermosos para deleite del hombre, puedo hacer observar, en primer lugar, que el sentido de belleza es evidente que depende de la naturaleza de la mente, con independencia de toda cualidad real en el objeto admirado, y que la idea de qué es hermoso no es innata o variable. Vemos esto, por ejemplo, en que los hombres de las diversas razas admiran un tipo de belleza por completo diferente en sus mujeres.

Si los objetos bellos hubiesen sido creados únicamente para satisfacción del hombre, seria necesario demostrar que, antes de la aparición del hombre, había menos belleza sobre la tierra que después que aquél entró en la escena.

Las hermosas conchas de los géneros Voluta y Conus de la época eocena y los amonites, tan elegantemente esculpidos, del periodo secundario [mesozoico], ¿fueron creados para que el hombre pudiese admirarlos edades después en su gabinete?

Pocos objetos hay más hermosos, que los pequeños caparazones silíceos de las diatomeas; ¿fueron creadas éstas para que pudiesen ser examinadas y admiradas con los mayores aumentos del microscopio?

[...] si los insectos no se hubiesen desarrollado sobre la tierra nuestras plantas no se habrían cubierto de hermosas flores, y habrían producido solamente pobres flores, como las que vemos en el abeto, roble, nogal y fresno, y en las gramíneas, espinacas, acederas y ortigas, que son fecundados todos por la acción del viento.

Charles Darwin, fragmentos de "Doctrina utilitaria, hasta qué punto es verdadera la belleza, cómo se adquiere", de El origen de las especies.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Seguir caminando

Seguir caminando

No pensé que volvería a escribir tan pronto, de hecho no pensaba volver a escribir, pero se puede decir que hay circunstancias que no controlas y actos repentinos que es mejor no dominar, el dejarse llevar en el momento adecuado siempre está bien ¿no?

El tiempo apremia y apenas tengo tiempo de hacer nada de lo que querría en estos momentos, porque la pasión por una profesión puede ser maravillosa pero si intentas exprimirla demasiado en un corto plazo, acabas rendido o mínimo con la cabeza dispersa y en otro mundo. No hace ni dos meses que se inició una pequeña etapa en mi vida y hace poco más de dos días que terminó. Me recuerdo temerosa en los inicios, curiosa y descubriendo poco después, aprendiendo cosas maravillosas y compartiéndolas con mis compañeros. Y me veo ahora mismo decepcionada, cansada, casi abatida. En mi rostro no sólo se ve eso, también hay la tristeza añadida con la que se ve cargada mi corazón por haber confiado otra vez, por haber fracasado...otra vez.

Me cuesta tanto aprender de mis propios errores, no sólo tropiezo una vez, sino dos y tres y cuatro...y todas las que hacen falta. Y lo único de lo que me doy cuenta es de lo ingenua que soy y de la inmensa esperanza que aún así albergo, la que seguramente me hace ser siempre igual a pesar del dolor que pueda llegar a sentir. La gente puede considerar que detrás de mi manera de ser hay prepotencia y planes preconcebidos. Lejos de la realidad, y sin afán de querer opinar mucho de mí, sólo deseo ser feliz y sobretodo hacer feliz a las personas, a pesar de lo que a veces conlleva. Porque quizá soy un desastre habitualmente en mi día a día pero me gusta esforzarme por ayudar a la gente, por hacerles ver que en mí no sólo hay una sonrisa en el rostro. Aunque en ocasiones no sea fácil y casi nunca sea agradecido, me gusta ayudar a la gente, sentir que soy de provecho, que encajo en algún lugar, que pueden llegar a quererme de verdad. Que al fin pueden llegar a quererme, y mejor aún, quererme por lo que soy, sin tener que fingir ni sufrir.

Cuando comenzó esta etapa de mi vida te juro que me esforcé por encajar, por ser una más, sé que llegaba algo tarde, ya todos tienen establecidas sus preferencias, pero sólo pedía un pequeño hueco, un lugar, nada más. Y me esforzaba, y trabajaba, y les complacía y pensaba todos los días en qué más podría ayudarles...Entonces, al hablarme con una sonrisa en los labios pensaba "qué bien ¡Le he ayudado y está feliz! Qué bien, quizá podremos ser compañeros por mucho tiempo y compartir este largo camino juntos, una buena amistad para este duro tramo que nos queda por delante". Sí, pensaba con proyección, aunque sólo me conformaba con que me dejaran estar con ellos, si creían eso les hacía bien. Y sí, se lo hacía, pero nunca, nunca soy capaz de ver, detrás de esos rostros sonrientes, esa maldad que en su mayoría esconden. No la vi. Compartimos durante más de un mes, un duro mes de prácticas universitarias, risas, desesperos, horas de estudio, miles de horas compartidas en las salas con camillas, tallas, goniómetros...Miles de horas llenando esas más de cuatro paredes que frecuentábamos, llenándolas de historias, más historias a las tantas ya vividas. Muros que cuentan alegrías de encuentros, descubrimientos, superación, y también duro trabajo. Largos días de trabajo intenso, malas caras, preguntas, sonrisas, sorpresas. Pensaba que después de todo habíamos formado un buen equipo. De hecho, si luego me hubieran dicho que no me querían volver a ver, me hubiera conformado con que, los momentos que habíamos compartido, fuesen reales. Pero ni eso fue así. Porque lo que ante mí decían no era su verdadera opinión, sólo les convenía para al final despreciarme como hicieron.

No creo que pida demasiado, nada más que encajar, pero está visto que sólo creo encajar cuando "les voy bien" y me acabo equivocando. Un deseo ahora mismo no sería aprobarlo todo, ni dinero, ni felicidad...mi deseo sería poder convertir mi alma en piedra. Evitar que pudiera penetrar el dolor en mi corazón y no sentir esa necesidad de formar parte de nada. Simplemente ser para mí. Pero tan rápido se desvanece ese deseo...al fin y al cabo los pocos que me quieren de verdad lo hacen por mi manera de ser, sin intenciones secundarias, y no les gustaría que dejara de ser lo que soy. Pero no puedo evitar que me duela. Tengo casi 21 años y tampoco es mucho tiempo, pero ha sido el suficiente para ver tantas cosas...para aprender mucho, crecer, soñar, sufrir y seguir adelante. ¿Por qué tengo que volver atrás, a las mentiras, a las dobles caras? ¿Debo desconfiar? Quizá sí, para que no me hieran más. Pero me veo mucho más capaz de proteger que de protegerme. Me han dicho y repetido que el lugar en el que estoy es un lugar de triunfos, pero a base de pisar a los demás, de exprimir el corazón de las personas y seguir sin remordimiento alguno. No puedo ser así, sólo espero que esta vez los cuentos de hadas puedan ser verdad. Que los deseos y las metas puedan cumplirse sólo con esfuerzo, verdad y amor por un sueño. Que la fría realidad no permita que sólo haya un camino hacia la victoria, un camino con las manos manchadas de sangre. Ojalá exista otro alternativo donde las cosas se consigan sin dañar a nadie, un camino para mí.


No encajaré, pero tampoco puedo dejar de ser lo que soy. ¿Soy un monstruo por ser así? Quizá así me ven. Yo creo que sólo soy algo diferente, risueña y con afán de sonreir para todos. Por favor, por favor...no quiero dejar de confiar en la gente. Por estas cosas quizá me perderé a grandes personas, aunque puede que deba protegerme, taparme los ojos con las manos de la desconfianza para no ver, dar ni recibir nada malo, pero eso no me permitirá ver tampoco lo bueno que se han cruzado en mi camino.

Noah dijo...

Noah dijo...

Hoy he encontrado, entre mis horas de lectura, un fragmento literario que, palabra a palabra, plasma los sentimientos más arraigados en mi corazón. No pensé encontrar una descripción tan exacta de lo que, por lo visto, Noah siente y yo llego a compartir en ese momento con ella.


Nos duele tanto separarnos porque nuestras almas están unidas. Es probable que siempre lo hayan estado y que siempre lo estén. Quizá hayamos vivido mil vidas antes que ésta y nos hayamos encontrado en cada una de ellas. Y hasta es posible que en cada ocasión nos hayamos separado por los mismos motivos. Eso significa que este adiós es a un tiempo un adiós de diez mil años y un preludio de lo que vendrá.
Cuando te miro, contemplo tu belleza y tu gracia y sé que han crecido con cada vida que has vivido. También sé que te he estado buscando durante todas mis vidas anteriores. No buscaba a alguien como tú, sino a ti, pues tu alma y la mía están destinadas a estar juntas. Y sin embargo, por razones que escapan a nuestro entendimiento, nos han obligado a despedirnos.
Me gustaría decirte que todo se arreglará entre nosotros, y te prometo hacer lo que esté en mis manos para que así sea. Pero si no volvemos a vernos y ésta es una verdadera despedida, sé que nos reencontraremos en otra vida. Volveremos a encontrarnos, y aunque las estrellas hayan cambiado, no nos amaremos sólo por esa vez, sino por todas las veces anteriores.

Descubriendo el cielo

Descubriendo el cielo

Erase una vez...erase otra vez una historia sobre la Luna. Dicen que su brillo se corresponde a la belleza humana.

Los ángeles le hacen llegar las sonrisas sinceras e inocentes que nacen del corazón de la gente. Pedacitos de brillo que recogen las almas puras para que la Luna siga brillando, guiando y generando felicidad y serenidad a los ojos que la miran. Pero había un ángel distinto a todos los demás. Un ángel que temía abrir sus alas, por miedo a que no fuesen tan hermosas como todos decían que debían ser, que tenía miedo a quedarse solo en un lugar tan inmenso como el cielo y temía que sus manos mancharan el brillo de esos rayos de luz.

Y aunque él no se daba cuenta, recibía rayos de luz de una misma persona cada noche. Había alguien que admiraba más la luz propia que sin saberlo él desprendía, más que la de la misma luna. Porque la calidez que aportaba la Luna a todos las que la miraban era muy de agradecer, pero no se podía comparar con la cercanía y las ganas de sentir que notaba en ese ángel. Nadie más podía verlo...o eso pensaba ella, aunque no tenía mucha importancia en ese momento, sólo necesitaba atesorar esos momentos y dedicarle su luz a ese ángel entre las estrellas. Porque eran las mismas ganas de vivir y amar que quedaron enterrados en su corazón que ahora surgían con miedo...pero lo hacían. ¿Habría un hueco para su corazón en ese cielo? ¿Podrían sus alas llevarle hasta él? Lo intentaría, por la comprensión mutua, por el respirar y brillar más a su lado.


Erase una vez...una historia nacida de la nada y del olvido, en lo profundo de dos corazones heridos y rendidos, una historia que nace de entre el manto de las dudas pero que estaba destinada a brillar por encima de ellas. Se pueden llegar a inventar mil historias para expresar emociones, interminables cuentos, algunos inocentes y absurdos, para decir y repetir con una tierna sonrisa lo ya dicho.

Siento que se me ha escapado un poco de las manos el texto...lo siento, me distraigo y no puedo centrarme pero más o menos el mensaje supongo que queda claro. Añado unas palabras preciosas que me han hecho pensar en ese ángel otra vez:

 

Llevo tú nombre en mi boca,

lo pronuncio porque lo necesito,

necesito sentirte junto a mi

para poder respirar.

 

Mis palabras se vuelven mariposas
que vuelan a ti, llevando mis besos.


Qué hermosos ojos tienes cuando estoy contigo...Gracias.

 

Conflicto entre dos almas

Conflicto entre dos almas

Podría ponerme a escribir y comenzar a explicar lo mal que me van algunas cosas pero la suerte que tengo de poder contar con ciertas personas que, con solo una mirada, una sonrisa, dan brillo a mi vida; me regalan el sentido y la energía para seguir.

¿Sabes qué pasa? Hay momentos en los que no ayuda una sonrisa. Estás realmente tan perdido que te planteas todas tus acciones, desde el inicio, intentando visualizar cuál ha sido el error, si realmente existe este error o, al contrario, simplemente la mente lo ha difuminado todo demasiado. En algunos momentos desearías que alguien te dijera cuál es la realidad, que un golpe hiciera desvanecer la venda de tu rostro. Pero parece ser que las situaciones pocas veces van a tu favor y parece ser también que nadie sabe si el terreno que pisas es esa anhelada aunque muchas veces irónicamente dura realidad, o bien es una ilusión de la cual hay que despertar porque, sea como sea, el tiempo nunca va a tu favor. Y ya es un problema cuando sigues tu rumbo y vas escuchando el tic-tac del tiempo que no se detiene, imagínate si además te estás equivocando y, cuando a la razón le apetezca, tendrás que retroceder al darte cuenta del fracaso que estabas labrando.

El camino que recorro no es sencillo, tampoco es imposible, sólo desesperanzador y las personas que me acompañan así me lo indican. Pues qué gracia xD Yo sé lo que me gustaría estar haciendo, ese sueño no palpable de momento, ni siquiera logro visualizarlo. También sé, más por desgracia que por suerte, que los miedos a esa inestabilidad, ese borroso e incierto futuro y ese deseo de mantener mi seguridad y la de mi gente, han hecho que focalice mi sueño en otro, totalmente falso pero más estable. A lo peor, al poder tocar este "nuevo sueño", lo acabo conviertiendo en una de mis posesiones, es decir, una realidad mucho más cercana que mi sueño real y...de rebote puedo llegar a borrar mi auténtica ilusión. Esa ilusión se mantiene viva, sujeta por débiles hilos, inestables y temblorosos pero que mantienen la poca fuerza que les queda gracias a la única luz que les llega; la luminosidad que desprende, a lo lejos, las notas que vuelan desde el coro.

Una mujer otorga muchas de sus horas a unos estudios que le dan seguridad, que día a día ganan fuerza pero irremediablemente le quitan la vida a esa niña que, a pesar del dolor por cómo acallan su melodía, sigue cantando y manteniendo un halo de esperanza. ¿Trabajo, ilusión, llantos? No hay nada demasiado claro y eso puede llegar a ser desesperante ante el tiempo que avanza, sin remordimiento alguno.

¿Remedio? Confieso; no lo sé. Sólo seguiré sonriendo mientras vea esperanzas y pueda seguir confiando en mi voz.

Curiosa Pandora

Curiosa Pandora

La primera mujer mortal que Zeus entregó a la Tierra fue Pandora. Su nombre significa "todos los dones", los cuales le fueron otorgados como regalo de los dioses. Afrodita le concedió belleza, Atenea le dio sabiduría y habilidad en cualquier terreno, Hermes la palabra fácil y el ingenio rápido, y Hefesto le otorgó la vida con una chispa de fuego. Antes de casarse con Epimeteo, el hombre al que amó, Zeus le entregó a su criatura Pandora, una caja, con la única condición de que no la abriese.

La curiosidad de la mujer iba aumentando con el paso de los días. Una bella caja, una sola norma. Una mañana, aprovechando que su esposo había salido, menospreció la prohibición y abrió la caja. De su interior salieron todos los males de la humanidad, enterrándose en el alma de cada ser humano y mostrándose en cada uno de ellos cuando no lograban contenerlos en su interior.

Sin embargo, en el fondo de la hermosa caja, quedó la esperanza...Lo último que perdió Pandora y lo último que pierde nuestro corazón.

Un día abrieron la caja de Pandora, no sabían lo que ocurriría. Ahora saben que se acerca el fin, sólo su fin, el fin de su tiempo, donde se arrastran a sí mismos y a inocentes llegados y por venir. Ya no pueden enmendar su culpa, sólo queda agarrarse tanto como el desesperado se agarra a un clavo ardiente, sufrir por lo pasado y por lo que ya no sucederá y dejarse llevar por el abismo que nos pisa los talones.

Para el llanto de la Tierra

Amurita...

Amurita...

Per qui la vulgui. És l'adaptació de la cançó Amurita, ending de la pel·lícula Tsubasa, les cròniques perdudes. No l'han doblada i com que em va agradar, aquí la teniu.

Cojea un poco la letra però què hi farem.

P.D: Amurita = Beuratge que suposadament els Déus van prendre per tornar-se immortals. Aquí ha estat traduït per Eternitat, similar a quelcom immortal.

Eternitat

Escolta i podràs sentir un so distant.

És algú que canta una trista cançó,

Com nèctar dolç, com un somni,

Deixa'm dormir...m'hi entrego sense pensar més.

 

Digue'm per què el món neda sense rumb tot indefens entre contradiccions?

En sortir el Sol,

Miràvem el cel, els núvols rogencs,

Però ara ja no pots estar al meu costat.

 

Quan, tot brillant, la pluja va començar a caure, pensava que era part de mi

I em vaig eixugar les llàgrimes.

Les estrelles que fugaces cauen del cel cap a tu.

T'envolten per complet. Ara sé que són eternitat.

 

Ara el teu cor pot sentir les tristes nits

Quan, tot plorant, la Terra s'entristeix.

I si et fan mal les ferides que ella està sentint,

Mires el cel, els somni que ens uneixen a tots dos.

 

Quan, tot brillant, la pluja va començar a caure, pensava que era part de mi

I vaig intentar aturar el temps.

Creua l'horitzó el soroll d'aquesta pluja,

Que va recordant el nostre passat, l'eternitat.

 

Quan, tot brillant, la pluja va començar a caure, pensava que era part de mi

I em vaig eixugar les llàgrimes.

Les estrelles que fugaces cauen del cel cap a tu

Es tornen la pluja que cau sobre tu...eternitat.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Atracción, repulsión, atracción, repulsión...

Atracción, repulsión, atracción, repulsión...

Ella cerró los ojos un momento, sintiendo que se mareaba y que no aguantaría aquella tensión mucho más tiempo. Cuando abrió los ojos de nuevo, vio que él le había tendido la mano y la miraba con seriedad.

- Ven conmigo -le dijo

Ella le miró con cautela, suponiendo que se estaba burlando de ella. Pero sus ojos hablaban en serio. Estaba ante su enemigo y él le decía...Él sólo ladeó la cabeza y no dijo nada. Su mano seguía ante la chica, esperando que ella se decidiera a tenderle la suya.

- Es absurdo -susurró ella.

Él seguía mirándola, sin una palabra. Ya había dicho lo que quería decir y no tenía nada más que añadir. Ella sentía que aquello no era más que un mal sueño, pero volvió a fijar sus ojos en los de él...Respiró hondo. Acababa de descubrir que había un sentimiento más profundo, por encima del odio, el miedo y el rechazo.

- Intentas confundirme -murmuró ella

- Ya estás confundida.

No podía apartar su mirada de la de él.. Se vio a sí misma a su lado...Rechazó la idea, horrorizada. Entonces, ¿por qué en el fondo deseaba tenderle la mano y marcharse con él?

Intentó apartar la cara. Entonces se dio cuenta de que él hacía rato que no la estaba amenazando. No pudo evitarlo. Volvió a mirarle.

Atracción, repulsión, atracción, repulsión...los dos imanes giraban a toda velocidad. Su voz era acariciadora, susurrante. Ella se descubrió deseando con todas sus fuerzas dejarse llevar...

-¿Por qué?... -musitó ella.

No estaba preguntando por qué le preguntaba aquellas cosas. Simplemente quería saber por qué, de repente, sentía que le faltaba el aliento y deseaba que él la cogiese en brazos y se la llevase consigo...al lugar de donde había venido, fuera cual fuese. Pero él entendió.

- Porque tu y yo no somos tan diferentes. Y no tardarás en darte cuenta.

-No...

Sus ojos azules seguían clavados en ella. La chica alzó la mirada para perderse en ellos, en aquellos océanos de hielo en los que, sin embargo, parecía haber un refugio cálido para ella. "Está mintiendo", pensó. Pero su mirada seguía siendo igual de intensa y sugestiva y ella supo, en ese mismo momento, que no podría resistirse a ella. "Ven comigo", había dicho él. Ella alzó una mano, vacilante.

Sus dedos rozaron los de él. Algo sacudió su interior por completo...Y le gustó. Notó que le faltaba el aliento, que una extraña debilidad recorría su cuerpo como un delicioso escalofrío. Volvió a abrir los ojosy se topó, de nuevo, con la magnética mirada de él, que estrechó su mano y sonrió.

No me olvides

No me olvides

Paso los días pensando si estoy haciendo lo correcto. Veo que la gente avanza con la mente clara y escucho sus decisiones pensando que ojalá fueran también las mías...y me equivoco. Pero sigo adelante, pensando que a algún sitio me llevará todo esto y pensando también que estoy perdiendo el tiempo. Quién sabe si él me depara claridad.

Aquí nuestras vidas brillan, soñando pasamos las horas, viviendo pasamos los días (y noches). Planeando nuestras vidas a corto plazo. Yo aprovecho el momento y creo que todo está hecho pero el final de cada actividad, cada plan, me muestra que lo difícil aún debe empezar.

Echo de menos el tiempo en que sólo con un grito desesperado alguien venía a mí para que no cayera por la fría realidad. Y esta realidad se volvía cálida al ver que no todo terminaba ni era imposible. Ahora tampoco nada es imposible pero mi mente debe afrontar el tiempo sola. Porque la mente y el cuerpo no van al unísono...Cada una tiene un ritmo y no consigo acompasarlo. Temo que este ritmo sea demasiado lento para ti, que me aleje...O quizá es muy rápido. No lo sé.

Espérame, porque sé que hay algo que tengo claro; estoy creciendo. Crezco a paso de gigante y es algo que no debo parar. Y deseo que, cuando llegue el momento, me veas. Y me veas siendo esa mujer que en un pasado imaginaste que sería. Aunque antes tenga que desnublar mi vista y retomar el rumbo que un día tuve.

Un dia a l'hospital

Un dia a l'hospital

Un dels edificis que conté més històries humanes és l’hospital. Incansablement hi trobes visites, malalts, familiars, metges, ciència...La gent que hi passa és sempre diferent...Com un cercle viciós que mai s’acaba. Si las parets parlessin...

Avui he anat a l’hospital per veure el meu avi. Les parets no parlen però la seva mirada sí. Aquella habitació petita, il·luminada per una dolça llum tènue, et feia sorgir un sentiment de tranquil·litat però també d’angoixa. He anat fins aquella zona de Barcelona per afrontar la realitat però no pensava que seria així, no pensava que em costaria tant. Segurament no me’n volia fer a la idea...Quin canvi que ha fet ell des de l’últim cop que l’he vist, des del Nadal. Ara ja no era el mateix, demà tampoc no ho serà, cada cop el canvi serà més gran. No m’ha sabut greu que estigués allí (algú havia de tenir-ne cura) sinó que a mi les paraules no em sortien. Només sabia dir absurditats, coses molt banals a les quals el silenci restava encara més importància. Quina néta que estic feta.

Aviat tornaré a recórrer aquells blancs passadissos i altra vegada obriré la porta de l’habitació 1005. Ni ara ni aleshores sabré què dir però no vull que el silenci delati els meus sentiments, no vull fer-lo patir (encara més).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Yo pido...Yo doy gracias a la vida

Yo pido...Yo doy gracias a la vida

Te encontré y no quiero perderte. Tus sentimientos son los míos, tus agobios los míos, tu vida mi preocupación y alegría. La inseguridad siempre existe: ¿Se irá? Ella salta sin cuerdas, sin salvavidas, yo estoy en la misma situación. Hablo o escribo sin saber, una ignorante de la vida, de la amistad llamada verdadera.

A veces es todo tan inmenso que te crees incapaz de todo, no ha nacido aún ser humano que haya podido plasmar esa inmensidad. Es imposible. Es todo tan...es todo tanto que ese tanto se hace todo. Y es tanto que te limitas a vivir, a disfrutar de algo que es comparable con el universo. El universo, tan difícil por no decir imposible de conocer plenamente, es quizá algo parecido a esa sensación. A esa sensación que tengo, que quiero vivir tanto todo el afecto que tengo, que quiero dar tanto...que creo no alcanzar nada. Quiero estar al lado de aquellos que están al lado mío. Cuando quiero demostrar  y dar todo lo que siento, todo lo que puedo dar...es imposible. Lo que doy parece no ser nada. La Luna pues quizá es así vista; es tanto todo el universo que el pisar la Luna...no es nada. Entonces es cuando te limitas a disfrutar todo al máximo. Cuando te limitas a ser y estar, a vivir. Como cuando la humanidad se limita a observar la Luna cada noche, aunque en todo momento se pregunte cómo conseguir la plenitud del universo, a soñar con ello, porque la razón dice que jamás será la plenitud alcanzada.

Miedo. No quiero perder lo que me ha costado tanto conseguir, encontrar.

El tiempo se limita a marcarme, a ordenar mi vida, simplemente eso. Me quedo sin tiempo cuando se trata de estar contigo y compartir el día.

No me gusta pedir nada a nadie, me siento perdida por eso, pero...¿Podré contar contigo cuando llegue la noche? Como la Luna. ¿Podré contar contigo durante el día? Como el Sol. Yo, aunque esté nublado y no me veas, estaré a tu disposición, como siempre. Y si las nubes quieren llover, llora, si me lo pides yo seré la tierra que seque tus lágrimas. Y si quieres brillar,  brilla, muchos ojos se iluminarán con tu resplandor de luz, porque mucha gente que te quiere tienes alrededor.

 Gracias a la vida que me ha dado tanto. Gracias a todos vosotros.

El pensamiento, yo y mis circunstancias

El pensamiento, yo y mis circunstancias

No hay nada que me guste más que leer tus pensamientos y adentrarme en ellos y poder aproximarme a tu manera de ver la vida, a ver a través de tus ojos. Es una sensación inexplicable. O sí, pero… supongo que es pronto para poder asimilar y luego explicar. Me gustaría poder ayudarte siempre que lo necesites, sin que nada me lo impidiera, aunque supongo que yo soy quien lo impide más que nadie. Lo siento si a veces limito nuestra amistad.

Durante el transcurso de mi vida… han ocurrido muchos cambios, cambios que hoy día se suceden uno tras de otro, recuerdo una frase que dice “Lo único permanente en esta vida son los cambios”...Esto lo explica todo.

Una vida que para muchos simple, para otros complicada. Aquí, como en todo momento juega la relatividad de las palabras (o al menos de su concepto), cada uno juega como quiere. Como todos…cada uno tiene su vida y a cada uno le corresponde una.

Toda mi vida me ha condicionado para llegar a ser lo que soy y lo que seré, todo mi entorno ha provocado en mi unas reacciones y unas visiones que podré modificar o no. Lo sabré al final, al final del final. La superflua descripción de mí es que soy una chica tímida, que habla sólo cuando ve el momento adecuado y aunque extrovertida… reservada. No quiero esconder nada, pero es inevitable que lo acabe haciendo, y para remediar mi “carga” pienso que, como la mayor parte de las personas o como todas (aunque no se puede generalizar), soy consciente que lo hago. Soy consciente de mi carga y lo que hago para no sentirla.

Escritura inútil, no saco nada de provecho de ella, no sé ni siquiera para qué escribo tantas palabras sin sentido. Mi mente piensa y es más rápida que mis dedos. El cuerpo se guía y no puedo cesar de escribir. Realmente podría parar en seco pero no quiero, es una sensación tan agradable...Escribir y escribir, estando sólo mis pensamientos y yo. Porqué lo único que tengo en la cabeza son pensamientos, ni siquiera se me queda la mente en blanco. Creo que este pensar sale de la nada, es tan abstracto...así, escribiendo, sólo sé que no conozco nada. ¿De dónde salen estos pensamientos? ¿Y esta necesidad? No creo que jamás deje de hacerme preguntas. No acabo de conocerme. Ni yo ni nadie, supongo que el hombre siempre se tiene que hacer preguntas para encontrar sentido a las cosas. Como la creencia en Adán y Eva para inventar un principio, el principio de lo que nos ha llevado hasta aquí.

Supongo que si leo esto dentro de unos años podré asumir cosas que ahora mismo no puedo asimilar. Quién sabe... Yo soy yo y mis circunstancias (sé que a más de uno le sonará) y ahora mismo necesitaba escribir, quizás para darme cuenta de que aún falta camino para entender las cosas...Entender el por qué escribo esto. No tiene ningún sentido ahora y supongo que tampoco nunca.

En fin, no creáis que me pasa nada, al contrario ^^ Ya he dicho que sólo necesitaba vaciar un poco mi interior para ver qué pasaba realmente. Bien, ahora tendría que estar en el instituto haciendo el Treball de Recerca pero esta mañana el ritmo de vida me ha pasado factura y he tenido que volver a casa para descansar, que hace una semana que duermo muy poco. Ah! No sé por qué escribo en castellano, supongo que es costumbre casera :P No puedo hablar catalán en casa ^^u mi madre no me entiende demasiado xD. Si llegáis hasta aquí en vuestra lectura será un logro. Gracias ^///^

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres